Categorías
Nueva Vida Orejas de Ratón by Lu

La ansiedad en tus dedos…

Desde pequeña te enseñan a no morderte las uñas porque “se ve feo que una señorita ande con los dedos lastimados”

Aprendes a controlar esa ‘manía’ hasta que luego de adultx te das cuenta que sin querer vuelves a hacerte daño.

Ya no es suficiente con morderte las uñas y los pellejitos, ahora también te pelas y no paras hasta ver sangre porque aunque sientes dolor, por dentro sientes que te calma… ¿qué? – La ansiedad

Hola Ansiedad!

Sí, conocí la ansiedad muy joven y la verdad se ha presentado hasta con ataques, los cuales no han sido muy amables conmigo…

Esta “compañera” tiene una mejor amiga llamada depresión y cuando se unen, nadie sabe cuándo los síntomas pararán…

Como les comenté, ya desde hace mucho me visitan y es por eso que sé reconocerlas (al menos la mayoría de veces). Sin embargo, aún no puedo detenerlas…

Me pasa a menudo que tengo problemas, estrés y cosas que me alteran y… mi cuerpo se desahoga mascando…

Sí, tengo el tipo de ansiedad en el que te da por comer, por el dulce y cualquier cosa que me suba el ánimo y las baterías urgentemente!

Por qué? Porque todo me hunde, re pienso demasiado las cosas y me es más fácil caer y caer en el hoyo en vez de ver la opción de cómo salir.

Creo que muchas personas pasan o han pasado por lo mismo y reconocen la sensación, lxs entiendo, es difícil.

Desde que llegué a USA he tratado de manejar bien mi ansiedad, con ejercicios y algunas tácticas para no dejar que crezca pero ustedes saben, el Paso de los días, las preocupaciones que nunca faltan y más, hacen que vuelva a aquellos momentos de desesperación…

Los detalles que me hacen darme cuenta de que llegó, es que mis dedos tienen heridas por morder los pellejitos, luego comienzo a consumir azúcar para poder estar despierta, pues casi no duermo.

Es decir, voy a dormir tarde porque no concilio el sueño y luego cuando consigo entrar en el “estado de dormir” no descanso… Siempre me siento cansada, como si no hubiera dormido nada y es horrible, es cansado vivir así pero mientras me acompañen esas “amigas” no tengo otra opción…

¿Qué hacer?

Tener paciencia y tratar de pasarla bien hasta que las “amigas” se tranquilicen y la vida siga…

Gracias por leer…

Lu.

Categorías
Nueva Vida Orejas de Ratón by Lu

La ley de la contradicción…

¿Les ya pasado que cuando están tristes escuchan canciones tristes que en vez de animarlos los hunden más? E igual se aíslan y tratan de estar solxs para morir en su tristeza? ¡Esa para mi es la ley de la contradicción!…

Tú sabes que escuchar esas melodías y estar solx te hace mal pero ahí estás, hundiéndote solitx… Pero sabes qué? ¡Está bien!

Creo que cuando nos pasa eso es porque se alguna forma nuestro cuerpo nos dice que es momento de desahogar y que está bien también el de tener días malos, el estar triste es sano, liberador y muchas veces necesario.

Yo soy de las “personas felices” esas a las que ves raro si tienen una mal día, porque piensas: ¡Pero si ella siempre está feliz! – Y no.

Tengo muchos días tristes, más de los que quizás serían necesarios… Y es que seguramente es por mi sensibilidad al tomar las cosas, mi tendencia a la depresión, mi ansiedad o simplemente porque me tomo las cosas de esta forma… no lo sé, pero así soy.

Cuando estoy triste y no quiere ver a nadie suelo irme a un lugar donde no tenga que ver a nadie, me aíslo, me recluyo y así me paso el día – sola, triste y sin querer saber de nadie- Por qué lo manejo así si sé que está mal? ¡Porque me da la gana!

Hoy estoy triste, suena tonto decirlo yo misma, pero es verdad. Me siento con una mezcla de tristes emociones que la verdad no ayudan a alguien que trata de permanecer positiva todo el tiempo para que las cosas salgan bien…

Pero aún así, en mi miseria de tristeza, trato de levantarme el ánimo y si no tengo con quién hacerlo, entonces me busco una opción que alegre mi alma, algo que “me haga feliz” al menos por un rato, algo que levante mi ánimo para que sea un impulso y luego yo pueda mantenerme a flote… “Un empujón”

Cuando estoy triste escucho música… ok, vienen las canciones deprimentes – mejor otra opción.

Cuando estoy triste bailo… ok, no podía hacer bulla en casa y en la calle no hay dónde bailar.

Cuando estoy triste hablo… Pues no hay con quién Lu, enfócate!

Cuando estoy triste veo películas… Hey! Tienes suerte hoy es martes de cine barato, ve hacia allá y ponte al día con las que no has visto 😊

Oe sí, no?

….

Ven? Siempre hay manera de levantar el ánimo, aunque a veces no sea fácil encontrarlo.

Y aunque muchas veces cuesta mucho levantar tu trasero hacia un “lugar feliz” creo que uno no debe juzgarse rudamente… todos tenemos nuestras épicas tristes… Solo hay que recordar que solo son épocas, no la vida entera.

Gracias por leer.

Lu.

Pd: a veces he querido agarrar mis cosas y desaparecer y creo que muchas veces lo hago, aunque siempre regreso. – Al menos hasta ahora lo he hecho-