Categorías
Nueva Vida Orejas de Ratón by Lu

La ansiedad de bajar de peso

Quizás suene muy loco el título de esta nota, pero es la verdad…

Tal vez lleguen a pensar: oh por diosss a esta mujer todo le causa ansiedad!! – y sí, también es verdad.

Cuando era chibola, hacía de todo para verme más flaca de lo que ya me veía, para estar como “las demás”

Luego… cuando de verdad subí de peso, por estrés, tratamientos anticonceptivos, etc. Me frustraba demasiado el no bajar rápido y me obligaba a hacer dieta para que se notaran mis cambios.

Cada vez que alguien me decía que me veían más delgada, abrazaba ese comentario y quería que más personas lo notaran, que lo digan y ESO, me generaba ansiedad!

DEMASIADA ANSIEDAD! Lo cual me hacía comer mucho y terminaba con el temido efecto rebote que revertía todos “mis logros”

Créanme que es realmente incómodo que la gente te diga: hey! Te ves más flaca y luego tú por escuchar eso, comiences a comer de todo!!! Y termines revirtiendo esos comentarios pues subes de nuevo.

Aquí en USA me empezó a pasar algo loco: comencé a bajar de peso. Y eso que estoy en el país del sobrepeso y que además trabajo en un fast food. La gente que me conoce me dijo: uy! Ahora te vas a engordar más trabajando ahí… 😒

La verdad es que esos comentarios aunque suenen tontos, me preocupaban mucho, pero luego de unos días, decidí vivir sin culpa y tranquila. Por eso comía cuando quería y lo que quería.

El detalle aquí es que no puedo comer todas las veces que debería: las 3 comidas del día. Por una y otra razón, no puedo hacerlo, así que mi cuerpo se ha tenido que acostumbrar a comer solo una vez y en la tarde/noche picar algo.

Esto obviamente ha generado algunos cambios en mi cuerpo, como el bajar de peso. Yo claramente me doy cuenta porque mi ropa no me queda igual y también la gente lo ha hecho notar en sus comentarios (por eso escribí la nota food without fault), aunque eso me debería alegrar sin manera, pues me genera la misma ansiedad de antes…

Cuando leo cosas como: “estás más delgada”, “cuál es tu secreto”, “¿qué dieta haces?” Pues siento que tengo presión de nuevo… y me da ganas de comer de todo!!!

Sin embargo, como les dije, mi cuerpo se ha acostumbrado al cambio, al no ingerir tantas comidas al día y la verdad no me da tanta hambre, además que distraigo mi mente en el trabajo, con el blog, etc. Pero es jodido… no lo voy a negar, es jodido que en vez de simplemente alegrarte por algún comentario, te sientas culpable/ansiosa y quieras comer de más. Y trato de manejarlo.

He llegado a un acuerdo conmigo: si quieres algo, come. Si no tienes hambre o ya estás llena, no lo fuerces. Si se te antoja alguna cosa, disfrútala.

Creo que estoy en un constante crecimiento, conociéndome y reconociendo mis debilidades para así volverlas fortalezas.

No les voy a mentir, he tenido miedo de adelgazar mucho y volver a mi cuerpo de antes (no tengo tantas curvas cuando adelgazo) y la verdad me ha dado mucho que pensar el volver a estar “flaca”… el ir “desinflándome” y no tener el cuerpo al que me acostumbré con curvas sensuales…Pero como me dijo una amiga:

parte del body positive es aceptar la forma natural de cuerpo, sea grande o pequeña.

Así que trabajo en aceptar mi nuevo cuerpo, mi cambiante cuerpo, mis curvas y lo que venga 😊

Me aceptaré por quién soy y por cómo mis acciones y mis cambios en vida, me transforman.

Gracias por leer…

Lu.