Categorías
Nueva Vida Orejas de Ratón by Lu

4 años, 2 vidas y múltiples recuerdos… Parte 1

Sí, nos conocimos 4 años atrás de ese entonces… Pasamos por mucho, créanme! Por mucho! (Ya les conté en la nota anterior)

Teníamos un poco más de un mes de ser enamorados y aunque nos conocíamos de hace tiempo, la relación es distinta.

Llegó la convivencia

Cuando salí de casa fue dramático, lleno de llanto y tal vez rencor… (Pero ése es un tema aparte del que ahora no hablaré).

En fin, llegué a su casa… Su mamá habló conmigo, entendió la situación en la que estaba y básicamente me dijo: no te embaraces. – Cosa que obviamente tampoco estaba en mis planes –

Los primeros días fueron tristes, me sentía alejada de mi familia pero también esperanzadores porque él quería hacer de todo para que yo me sienta cómoda y que me guste mi “nuevo hogar”

Comenzamos a hacer planes.. Y quién no?

Queríamos hacer tantas cosas, recuerdo que primero dormíamos en su cama de una plaza y teníamos que estar acurrucados, luego compramos la cama, pero no teníamos colchón y pusimos el de una plaza en la cama queen… se imaginan? Jajaja era divertido. Fue lindo el proceso de comprar el colchón, una cómoda, la mesa y las deudas en las que caímos juntos para afrontar esos gastos.

La situación con mi familia se fue arreglando poco a poco (pero ése es un ámbito de la historia que por ahora no ahondaré).

La convivencia parecía genial, todo era lindo… nos enfocábamos en hacer tiempo para vernos, él me recogía de donde estudiaba o ya nos veíamos saliendo del trabajo y así…

Pero así van pasando los días, meses y años y llegó un momento en el que yo me llené de muchas cosas por hacer… la ansiedad siempre ha jugado en mi contra y pues comencé a subir de peso, andaba cansada y pues comenzaron los problemas (que siempre hubieron pero en esos momentos eran más notorios).

Saben? Cuando me he enamorado, siempre he entregado todo de mi… Mi vida, mi tiempo, mi paciencia y mis demonios.

Era de las chicas que son MUY detallistas, una intensa al mango, que dedica canciones, manda mensajes, deja publicaciones y más. Aún luego de años revisé la periodicidad con la que le publicaba cosas y recuerdo que trataba de hacerlo dejando al menos un día “para no abrumar”… me la pasaba buscando qué canción no habría escuchado él en su vida, que dijera algo sobre amor y se la ponía en su perfil.

Él era detallista cuando podía, yo siempre sentí que era parte de su personalidad de “cubito de hielo” y que yo lograría “ablandar la frialdad que había en él” (lo digo así porque había una canción que era mi favorita en la vida y que siempre quise que él me la dedique… al final lo hizo, al final).

Muchas veces le reclamé por tiempo, porque llegaba de estudiar y en vez de pasar tiempo conmigo, se quedaba jugando en la computadora y eran momentos que quería pasar con él… También discutíamos por mi desorden, porque obvio el de él estaba bien, pero él mío era imperdonable…

Discutimos por celos, porque él tenía amiguitas que era obvio que querían algo con él pero nunca les hacía el pare, siempre acerté…

Peleábamos por mi aspecto, porque yo estaba subida de peso y no cuidaba mi figura, o me pinté el cabello y eso no le gustaba o simplemente porque podría arreglarme mejor…

Ésta y otras cosas, creo que hicieron que empezara un blog escondido… Donde hablaba de las cosas que pasaba con él… Hace poco leí las notas que escribí y sentí un golpe a mi corazón, sentí que la Lu de ese tiempo me hablaba y me decía cómo se sentía y cómo sentía que no podía contarlo a nadie más y por eso escribía.

Pero también tuvimos momentos lindos… claro, no volvimos a viajar a ningún lado, porque nunca teníamos dinero para eso, aunque compramos una tv de 55″ con 3D y 4 lentes 3D (que nunca usamos)… Creo que en ese tiempo me faltó más decisión…

Les compartiré esas notas, con observaciones de la “Lu actual” porque no puedo callarlas, sobretodo luego de enterarme de más cosas detrás de esos momentos en él.

Para cerrar esta primera etapa hablando de mi convivencia, les digo que es difícil y definitivamente nunca me casaría con alguien sin convivir antes… ¡Se los juro!

Gracias por leer…

Lu.

Pd: la canción que quería que me dedique era esta: https://youtu.be/vfCgyW_8Goo

Aquí ya puedes ver la segunda parte de la historia…

Categorías
Orejas de Ratón by Lu

Lindas y flaquitas!

[ frase con variación obvia de: “gorditos y bonitos de los pingüinos de Madagascar]

El otro día estuve hablando con una amiga sobre hechos pasados… Y me contaba que alguien le dijo alguna vez: las chicas lindas son las que están delgadas, las que cuidan su figura y se preocupan por mantenerse…

Ok! 👍🏼 hagamos un alto ahí 🛑 ✋🏼

¿Se dan cuenta de TODO lo malo que tiene esa “apreciación”?

¿Por qué el ideal y lo “correcto” debe ser algo uniforme para todos?

¿Por qué si yo no estoy dentro de los estándares que me ponen, quieres decir que soy fea?

Ok, soy fea entonces… Soy fea PARA TI.

Pero! Como no vivo para ti, soy hermosa para mi.

¿Cómo llegar a ese resultado? – Sé muy bien que aunque digamos alto y claro que no nos molestan las miradas juzgonas, muchas veces nos miramos al espejo y algo no cuadra… Algo no gusta, eres tú.

Y es que entendamos desde el punto de que venimos de años y años de entrenamiento mental, en el que la sociedad nos enseñó que si no te “cuidas” para ser súper delgada, si dejas que tu cuerpo tenga celulitis y que ésta se note o que no te depilas lo suficiente, entonces no serás como una de las chicas bonitas y perfectas.

Esa idea me hace recordar la película Mujeres perfectas donde sale Nicole Kidman

Oh sí, todas flaquitas y bonitas…

Bueno, lamento romper su burbuja pero esa no es la realidad…

Les cuento una historia:

Había una vez una chica que de pequeña no le gustaba comer, entonces sus padres preocupados decidieron comenzar a darle vitaminas para que coma. Fue una niña feliz, mientras crecía comía como camionero porque le daba mucha hambre las múltiples actividades en donde se metía. Esta niña crecía, ya iba siendo una señorita pero lo peculiares que su cuerpo no se desarrollaba tanto como el de las otras, era una chica flaca y plana. Oh! Y sabemos que las historias no tratan muy bien a las chicas así… Pues ella deseaba ser como las demás, tener bubis, trasero y un abdomen plano que volviera locos a los chicos. Pero su cuerpo no era así. Heredó sus brazos gruesos de familia y aunque era delgada siempre fue su problema a ocultar. Luego los años fueron pasando y esa constante figura delgada y plana fue pasando al olvido… La ansiedad comenzó y ella creyó que podría comer como antes… toda su vida sin consecuencias. Wrong!

La cuestión fue que ella engordó, los demás obviamente lo notaron y se lo hicieron notar- claro, como si ella no tuviera espejo- pero no solo fue la comida la que la hizo engordar, ella se cuidaba con inyecciones para no salir embarazada y eso afectaba su cuerpo y aumentaba la ansiedad. Luego de sentirse como la peor basura del mundo por permitirse engordar, decidió hacer CrossFit para bajar de peso y encajar de nuevo en la figura que tenía antes; lo logró. Fue flaca de nuevo! Pero conservaba las caderas anchas que le dejaron las hormonas de las inyecciones y la gordura. Después de haber adelgazado y ser un “ejemplo de superación” para muchas, porque claro! Bajar de peso para verte bonita es importante e inspira… Ella se dio cuenta que extrañaba sus curvas, que no llenaba la ropa como antes y quería hacerlo… pero cómo?!? Si eso no está bien? Si eso de querer verse más rellenita no es lo correcto? Por qué pensaría en eso?

Se dió cuenta que subiendo de peso era más feliz, que le gustaban sus curvas y que cuando menos se privaba de comer algo, menos ansiedad venía así que decidió hacer un gran cambio en su vida! Y desde ahora le importaba 3 carajos 🎶 lo que los demás dijeran. Por qué? Por qué abandonar la talla S de chica linda, para ser llamada ahora una chica curvy? ¡Porque eso la hace feliz!

No es que “ser gorda” sea bueno o malo, no lo piensa así, lo ideal es no apretujarse en moldes que te dicen sí, ese número está bien y el otro mal. La cuestión es ser feliz con lo que tienes y cuidar tu salud. No para complacer un estándar, sino para complacer a la que miras al espejo, a tu yo.

Hay algunas chicas que odian ser flacas, otras que odian ser gordas. Por qué odiar tu cuerpo? Si puedes pasar mejor el tiempo amándolo! Cuídalo! Aliméntate bien para no sufrir de problemas estomacales, has ejercicio o actividades físicas para no sufrir de los músculos o huesos. Hazlo porque te importa tu cuerpo, no porque te importe la opinión de los demás.

Y bueno, como se imaginarán la chica de la historia soy yo y sí, tengo un final feliz.

Hoy soy más fuerte que nunca, más feliz que nunca y -no voy a mentir – hay cosas de mi cuerpo que aún me falta aceptar… Siento que en general, amo estas curvas latinas que llenan pantalones y me hacen sentir sexy as hell!

Recuerda siempre que al final de todo, lo que más importa es lo que te haga feliz a ti…

Gracias por leer…

Lu.